Disfruta de los productos congelados con total seguridad

Disfrutar de productos congelados de la mejor calidad con total seguridad es fácil si se siguen una serie de reglas básicas. Para empezar, hay que comprar congelados de buena calidad y que vengan avalados por una marca de confianza. Productos como congelados elmar mantienen una política de total transparencia para todo su proceso de congelación, envasado y transporte que permite que el usuario esté tranquilo respecto a lo que compra.

Una vez que se cuenta con la tranquilidad respecto al proceso y la llegada a la tienda, hay que ver cómo el congelado es tratado en el establecimiento. Es importante que los lugares de congelado estén bien protegidos, que las bolsas se vean en buen estado, sin estar picadas y que no haya grandes cantidades de hielo porque esto querrá decir que hay procesos de descongelación y congelación que perjudicarán claramente al producto.

Queda el transporte hasta el domicilio, que debe de ser corto y preferiblemente en una bolsa térmica para que el producto se descongele lo mínimo posible. Al llegar a casa hay que meterlo en el congelador de forma inmediata para que no se rompa la cadena de frío, excepto si se va a consumir ese día, que puede dejarse en la nevera para que descongele.

La descongelación en la nevera garantiza que esta se va a hacer poco a poco, sin cambios bruscos de temperatura y sin el peligro de la aparición de bacterias que pueden aparecer cuando se deja algo sobre la encimera, al calor ambiente, para que descongele. El sabor de los alimentos también será mucho mejor con este proceso más lento. Hay que evitar, sobre todo, descongelar en el microondas ya que es frecuente que además de alterar el sabor, también se altere y mucho la textura.

El producto descongelado se debe de consumir en el día. Puede dejarse descongelando durante la noche para el día siguiente, pero no debe de pasar más tiempo en la nevera. Nunca debe de congelarse de nuevo aunque sí podría hacerse si previamente se cocina. Con estas sencillas pautas, cuando el alimento llegue a la mesa, lo hará con sus mejores cualidades intactas, con todo el sabor y sin ningún riesgo para el consumidor.

Los productos congelados permiten consumir alimentos estacionales todo el año y tomar productos de mar al mejor precio, por lo que son una buena opción para la cesta de la compra.

Sin operación bikini 

¿Y ahora cómo pierdo yo los kilos de más en un mes? Así es imposible. La pandemia lo ha alterado todo, mi dieta también. En casa sin trabajar y viendo series y colgada de las redes no es fácil no acudir a la nevera cada dos por tres. Además, tal y como iba evolucionando la cosa yo pensé que las playas iban a cerrar todo el verano así que me dije: ¿para qué me voy a esforzar esta primavera si no tengo que lucir tipazo en verano? Pero resulta que las playas abren, aunque sea con restricciones.

Podéis decir que no tengo ninguna obligación de ir a la playa, pero si van todas mis amigas y la gente que conozco qué voy a hacer yo. A decir verdad, no soy un caso único en España ni mucho menos. A mucha gente le he pasado lo mismo, sobre todo los que estamos más acostumbrados a llevar una vida muy activa. Yo estoy acostumbrada a controlar bastante la alimentación, mirar las calorias yogur desnatado, no pasarme con la comida basura ni comer demasiado fuera de casa. Pero siempre me sentía tranquila porque me muevo mucho y el gimnasio, claro. Pero con la pandemia ni gimnasio, ni running ni nada de nada. 

Tuve la suerte (toco madera) de no perder el trabajo. Estuve en ERTE pero en la empresa nos aseguraron que en cuanto pasara lo peor volvíamos todos. Pero esos dos meses en casa fueron para mi terroríficos a nivel alimenticio. Sin mucho que hacer, arrasaba con la comida, sobre todo el primer mes cuando no se sabía muy bien hacia dónde iba todo. Me llegué a preocupar el día que volví a la báscula y vi aquello: hacía años que no pesaba tanto. 

Me deprimí bastante y decidí que había que acabar con aquella situación. Volver a mirar calorías yogur desnatado, volver a controlarlo todo no sería difícil me dije, pero estaba equivocada. Me sentí aún con mayor ansiedad, así que traté de organizar las comidas con un Excel pero tratando de darme algunos caprichos en momentos de bajón. Con todo, de operación bikini este verano, nada de nada: luciré cuerpo pandemia.

UN AMIGO MUCHO MÁS JOVEN

Desde siempre les he gustado a los niños y eso es algo que no puedo comprender, ya que a los adultos no es que les encante estar conmigo. Personalmente a mí también me gusta más estar rodeado de niños que de la gente de mi edad. Creo que es porque los niños me ven como a un igual y no como a un adulto que se pasa el día dándoles órdenes, por lo menos los hijos de mis amigos. Me gusta jugar con ellos todo el tiempo que puedo y además no tengo remilgos a la hora de tirarme por el suelo para poder jugar con ellos. Hay uno de los hijos de mis amigos con el que tengo una relación muy estrecha desde que era un bebé. Hasta a su madre le llama la atención lo cómodo que este niño se siente conmigo. Un día que le estaba distrayendo para que su madre pudiese darle tranquilamente la merienda, el propio niño me ofreció un trozo de su quesito, y su madre me dijo que nunca a nadie le había ofrecido nada de su comida. No es que sea un gran fan de los derivados de lacteos pero por no hacerle un feo al niño me comí el trozo de quesito encantado. Otro día que me llamaron sus padres para ir a la piscina que tienen y el niño se pasó jugando conmigo en la piscina toda la tarde, pasando olímpicamente del resto de invitados que estaban allí. Yo creo que a este niño lo que le llamó la atención de mi fue mi voz. Tengo la voz un poco rara y la gente muchas veces cree que estoy de broma poniendo otra voz. Esto le pasó a la hermana de un amigo mío cuando me conoció, que después de cenar toda la noche frente a mí me preguntó si estaba poniendo voces a propósito, y la carcajada que soltamos todos fue memorable. 

 

Ya hace unos cuantos meses que no veo al hijo de mi amigo, pero es que han tenido unos cuantos problemas en la familia y no he tenido muy fácil poder verle, hasta todavía no conozco a la nueva hija que han tenido. Tengo el resto de su vida para conocerla pero no creo que tenga la relación que tiene su hermano conmigo.