El boom del ‘caravaning’ 

Me cuentan desde algún negocio especializado en venta y alquiler de caravanas que estos dos últimos años ha sido una locura y que el nivel de ventas y alquileres ha subido al calor de este boom del ‘caravaning’ que se explica principalmente por el asunto de la pandemia. España era un país con cierta afición a viajar en caravana, aunque por detrás de otros países como Alemania, Italia o Francia. Pero la situación que se ha vivido en los dos últimos años ha cambiado las cosas, también en nuestro país.

Muchos nuevos usuarios que hace un par de años no consideraban esta forma de viajar, han empezado a preguntar por caravanas precios comprar. Y es que se presenta como una alternativa más indicada para los tiempos que corren por diversas razones. Para empezar, se trata de una forma de viajar en la que no tienes necesariamente que tener contacto con otras personas más allá de las que viajen contigo. A pesar de que tendrás que instalar la caravana en un sitio legalmente habilitado para ello como campings o acampadas, la mayoría de servicios los tienen dentro de tu propia caravana.

Por otro lado, es una forma de viajar muy flexible que no está sujeta a cancelaciones de última ahora. Salvo los confinamientos que vivimos en la peor época de la pandemia, viajar en caravana no supone tener la incertidumbre de perder el dinero de una reserva de hotel o de un billete de avión, algo que ha estado a la orden del día durante todo este tiempo.

Pero, además, los usuarios preguntan por caravanas precios comprar porque se sienten atraídos por un estilo de vida diferente al que muchos nos hemos acostumbrado. Estar más en contacto con la naturaleza, salirse un poco de las zonas más turísticas y conocer nuevos rincones son algunos de los atractivos de esta forma de viajar.

Aunque algunos de los negocios vinculados a las caravanas alertan de una falta de stock, sobre todo de repuestos debido a la alta demanda y la falta de servicio de algunos fabricantes por la pandemia, parece que el boom del caravaning ha llegado para quedarse.

Tres actividades que tienes que realizar si veraneas en Baiona

Baiona es una pequeña población cercana a Vigo famosa porque fue el primer punto de España al que llegaron las carabelas de Colón con la noticia del descubrimiento de América. Actualmente, es un lugar muy turístico y cientos de personas acuden cada año a pasar sus vacaciones en este lugar. Durante el invierno viven allí poco más de 12.000 personas, pero la cifra aumenta en más de un 200% en los meses de julio y agosto.

Esto no es casualidad, ya que Baiona ofrece a sus visitantes una gran cantidad de ofertas de ocio. Además de la posibilidad de las playas, tanto las que están en Baiona propiamente como las cercanas, existen una gran cantidad de restaurantes, bares y cafeterías. Pero hay tres actividades que tienes que realizar sí o sí si veraneas en esta población.

1- Hacer la ruta baiona cies barco.  Las islas Cíes es un lugar de visita obligada para todos los que pasan el verano cerca. Solo hay que reservar una fecha en la página habilitada por la Xunta, ya que la entrada es limitada a un número de personas cada día y, tras ello, comprar los billetes para el barco. Todos los días salen barcos desde diferentes puntos para las islas que te permiten pasar el día en ellas. Incluso es posible acampar en la isla ya que hay un camping, aunque es importante reservar con bastante antelación ya que sus plazas están altamente solicitadas y muchos reservan de un año para otro.

2-Comer en el Parador. El Parador de Turismo de Baiona se encuentra en la península de Monterreal, sobre el Club Náutico de la ciudad. Sus vistas son realmente increíbles y el edificio es una antigua fortaleza que te conquistará por su belleza. Evidentemente, es posible alojarse en el Parador, pero para quienes no pueden o no quieren hospedarse allí, la visita para comer o cenar y disfrutar de las vistas es absolutamente obligada.

3- Visitar la réplica de la carabela Pinta. Seguramente sorprenda la visita a esta réplica exacta de la carabela ya que posiblemente todos imaginábamos que los barcos que atravesaron el Atlántico eran más grandes o contaban con mayores comodidades. La visita es la excusa perfecta para repasar la historia con los niños o para sentirse un poco más cerca de uno de los acontecimientos más importantes de la historia.

Nunca es tarde para disfrutar 

A mí me sigue gustando ir a la mercería y comprar las cosas que necesito para mis proyectos, pero es verdad que hoy en día también en internet se puede encontrar de todo. Y como por las circunstancias que todos conocemos pasamos una temporada sin poder ir a nuestras tiendas de toda la vida, a mí me sirvió para descubrir un montón de ideas por internet. 

Para alguien como yo que no está muy acostumbrada a comprar por internet, al principio me resultó un poco raro. A mí me gusta ir a la tienda y hablar con las chicas que ya me conocen. Ir la mercería es como un pasatiempo para las que nos gusta hacer labores y proyectos de costura. No se trata solo de llegar, comprar e irse: hablamos de que lo vamos hacer, intercambiamos experiencia y consejos y demás. Y eso, desde luego, no se puede hacer en una tienda por internet, al menos no del mismo modo. Pero los tiempos cambian y hay que adaptarse.

Y lo que he descubierto es que en la red también puedes encontrar consejos y experiencias y una comunidad con muchas ganas de compartir proyectos. Cuando buscaba hilo de plomo cortinas y encontré una tienda por internet que me lo servía y en pocos días ya lo tenía en casa empecé a darme cuenta de que quizás no estaba tan mal. Además, encontré un blog en el que se daban muchos consejos para elaborar cortinas, que era en lo que yo estaba metida en aquel momento.

Porque llevo ya bastantes años con esto, pero siempre se puede aprender un poco más. Incluso mi hija me ha dicho que debería yo misma abrir un blog o incluso un canal de YouTube en el que ofrecer mis proyectos y dar consejos a otras personas interesadas en este mundillo. ¡Hacerme youtuber! Yo ya no estoy para esos trotes, pero es verdad que mi hija me ha despertado el interés por todo esto.

Así mi hija me grabó mientras yo hacía mi proyecto con el hilo de plomo cortinas y luego ella se encargó de editar el video y subirlo a internet. Y la sorpresa es que ha tenido un montón de visitas. Menudo panorama ahora: tendré que buscar un representante…

El dermatólogo puede ayudarte a mantenerte joven

Estamos acostumbrados a ver a los médicos como especialistas de la salud exclusivamente. Pero también pueden ayudarnos de otras maneras, por ejemplo en el caso de un dermatologo especialista en tratamientos cara no solo nos ayudará a mantener la piel sana, sino también bonita y joven.

Los dermatólogos especializados en estética se ocupan no solo de la salud de la piel, sino también de su belleza. Y lo hacen con la seguridad de que estamos contando con un profesional médico que no va a actuar de forma inapropiada o causarnos daños, como puede pasar con algunos autoproclamados especialistas en estética que, a la hora de la verdad, solo son especialistas en cobrar mucho dinero pero sin garantías.

Las clínicas de dermatología estética cuentan con un dermatólogo al frente que es quién se responsabiliza del trabajo de todo su equipo. El se encarga de atender al paciente para efectuar un diagnóstico de su piel y recomendarle los tratamientos más adecuados para su caso. A la hora de aplicar los tratamientos, suelen ser profesionales especializados en los mismos quienes los realizan, pero siempre bajo la supervisión del dermatólogo que es quién se encarga de escoger a la gente de su confianza.

Gracias a esto tendremos la seguridad de que el tratamiento que nos están haciendo es el más adecuado para nosotros. Que las máquinas que se emplean en los tratamientos tienen todas las garantías y que los profesionales que nos atienden son eso, profesionales. Y, por tanto, sabemos que nuestra piel estará cuidada de la mejor manera.

Ya sea una limpieza en profundidad, un tratamiento para eliminar manchas o cicatrices o un avanzado proceso para difuminar las líneas de expresión, el resultado será que al vernos ante el espejo nos veremos mucho mejor, con un aspecto mucho más atractivo y una piel más joven y mucho más resplandeciente. Nos gustaremos más y eso se notará de cara a los demás que también nos percibirán de una manera mucho más positiva.

En estas clínicas también nos ofrecerán las recomendaciones más adecuadas para tratar la piel en casa, desde cremas personalizadas o serums de última generación hasta rutinas diarias para el cuidado de la piel, que aprenderemos a realizar nosotros mismos y que harán que los resultados de los tratamientos realizados en la clínica se noten más y lo hagan durante mucho más tiempo.

Una mousse de rechupete 

Se acerca el cumpleaños de mi marido y estamos preparando algo un poco diferente. Normalmente cuando alguien cumple años en la familia compramos una tarta en una pastelería cercana que nos gusta mucho a todos. Vamos a tiro fijo porque están todas deliciosas y tienen mucha variedad. Pero este año, he pensado en algo diferente para sorprender un poco, porque seguro que él piensa que vamos a comprar la típica tarta de chocolate que al tanto le gusta. ¿Por qué no hacer algo nosotras mismas?

A mi hija le encanta cocinar y aunque todavía es un poco pequeña para meterse en según qué cosas ya va para Master Chef, que es uno de sus programas preferidos. Por mi parte no se puede decir que sea una experta cocinera. A mí me gusta más que me cocinen, pero en esta ocasión vamos a hacer una excepción. He pensado en una mousse de chocolate, aprovechando que mi marido es fanático del chocolate y que no parece algo muy complicado.

Lo primero que necesitamos son los ingredientes. Por supuesto, el chocolate, pero también la nata sin lactosa porque mi marido es intolerante. De hecho, una de las cosas que también nos gusta de la pastelería es que ofrecen alternativas para intolerantes y alérgicos y nuestras tartas siempre están hechas sin lactosa. Además de la nata, también usaremos pistachos según la receta que he buscado.

A priori todo parece bastante sencillo y mi hija puede colaborar en todos los pasos, casi que estoy pensando en dejarla a ella que lo haga todo… Bueno, yo al menos tendré que supervisarla. Con respecto al tipo de chocolate he tenido algunas dudas porque a mi marido le gustan todos, pero al final he optado por el chocolate puro que creo le va a dar más consistencia. Yo tampoco soy muy aficionada al dulce y en cuanto a nuestra hija, cuanto menos dulce, mejor.

Así que con la nata sin lactosa, el chocolate amargo y los pistachos de calidad suprema vamos a hacer una mousse de rechupete que seguro mi marido sabrá valorar, aunque eche un poco de menos las tartas de la pastelería…

Quality is essential in your haberdashery products

Quality is essential in your haberdashery productsHaberdasheries are businesses that survive the Internet era very well because they offer a type of service that is not easy to find online. The retail sale of products that are cut and measured, such as ribbons, cords or lace, are still typical of a physical store and although some haberdasheries have been successfully installed on the network, the truth is that they only sell certain products.

Yes, they have suffered competition from generalist bazaars in which, until recently, exclusive haberdashery products have started to be sold and are now offered together with pots or stationery products. These bazaars have specialized in the sale of products at low prices and also of dubious quality.

For all this, a current haberdashery customer is a person who likes to make many of the things he has in his home by hand or to repair clothes. He is quite clear about what he wants and generally goes for quality. And it is at this point that the haberdashery must put all the meat on the grill. Although they have cheap ranges to have a variety of prices and items, quality always has to be what makes the difference. Along with the variety of products to choose from.

Distributors come into play here, and they must offer a good selection of quality items, made by the best manufacturers. Working with the manufacturer of rope that does not shrink, or with the one that manufactures the best ties that do not lose color or the rubber bands that resist machine washing and drying guarantees that when they arrive at the haberdashery they can offer the final seller the highest quality. And it can do the same for your customers.

When the customer enters the haberdashery he expects to find products that are different from what he would find in a bazaar, both in variety and quality. He hopes to be able to touch and appreciate the materials, something that he will not do on the Internet. And, of course, he also expects professional advice. If he gets all this, the customer loyalty and stays, because they are things that he cannot find in another space.

For all this, the small neighborhood stores are reluctant to disappear and even more so now that sewing is so fashionable and people have become interested in work again.

Cómo presentar catálogos y proyectos a clientes

La imagen lo es todo cuando hablamos de negocios, especialmente de ventas. Ofrecer una imagen correcta a los posibles clientes puede suponer la diferencia entre que estos decidan trabajar o no con nosotros. Y parte de esta imagen radica en una correcta presentación de los catálogos de productos y de los proyectos que se elaboran de manera personalizada para los clientes.

Las Carpetas con Anillas corporativas son una de las mejores formas de presentar proyectos porque ofrecen grandes ventajas respecto a otros formatos:

-Permiten que cada hoja pueda ir plastificada y perforada, siendo totalmente resistente al agua y soportando muy bien el ser tocada por muchas personas. El pastificado de las hojas es fundamental para que la apariencia de un catálogo siempre sea impecable y no haya marcas de dedos o de suciedad en las páginas. Además, al estar plastificadas, son más resistentes y no se van a arrugar o romper los agujeros de los taladros con facilidad.

-Puede alterarse el orden de las páginas tantas veces como sea necesario. Si hay cambios en un producto, solo hay que quitar una hoja y colocar la nueva sin tener que realizar otras modificaciones en el catálogo. Además, este puede alterarse para la ocasión, conteniendo solo los productos de los que se quiere hablar y retirando otros que o bien no tienen importancia para el cliente o bien no nos interesa mostrar por el motivo que sea.

-Permiten quitar una hoja para que el cliente pueda verla más de cerca, hablar sobre eso en concreto o incluso fotografiarla o hacer una copia para que el cliente pueda tenerla. Y esto se puede hacer tantas veces como se quiera sin que se deteriore el material. Esto es muy importante para mantener la imagen.

-En el caso de proyectos, pueden introducirse cambios, modificar una hoja, cambiarla por otra o incluso añadir nuevas páginas de una forma sencilla y sin tener que variar todo en encuadernado para poder hacerlo.

Estas carpetas, además, resultan económicas ya que están realizadas en cartón. Este cartón puede personalizarse de muchas maneras, incluso plastificándose para hacerlo más resistente. Las carpetas de una empresa pueden llevar su logo y usarse tanto para los fines que hemos visto como para guardar la documentación en las estanterías de la empresa, lo que hace que la imagen corporativa sea mucho más uniforme y elegante que si se usan diferentes carpetas.

Una buena despensa, clave en un restaurante

Todo el mundo sabe que un restaurante que quiera tener una gran clientela necesita de un salón o varios salones amplios, con un gran aforo. De esta manera, podrán acomodar a una gran cantidad de comensales. Esto permite tanto el poder ofrecer una gran cantidad de menús cada día, en el caso de los locales que se dedican a ofrecer comidas diarias, como acomodar grandes celebraciones, en los restaurantes especializados en bodas, comuniones y otras comidas de grupo.

Pero lo que muchos olvidan es que, además de contar con esos salones, los restaurantes que atienden a una gran clientela necesitan también una despensa de gran tamaño. Una despensa que cuente con una buena cámara frigorífica y con congeladores adecuados para poder contener una gran cantidad de alimentos.

La organización de la despensa es fundamental desde su misma creación. Escoger materiales adecuados para los estantes, fáciles de limpiar y de desinfectar. Comprar congeladores de alta calidad que permitan no solo almacenar muchos alimentos, sino que ofrezcan seguridad y garantías en caso, por ejemplo, de que se vaya la luz. Los alimentos deben de conservarse en perfectas condiciones durante varias horas para evitar problemas de salud o tener que tirar grandes cantidades de alimentos. Eso sí, para la perfecta conservación es fundamental que no se abran los congeladores.

Una vez diseñada una buena despensa, con espacio para comida de diferentes tipos, hay que realizar las pertinentes separaciones. Es recomendable que los productos no se mezclen. La carne, el pescado y los vegetales deben de estar en diferentes zonas, tanto si hablamos de productos refrigerados como si nos referimos a los congelados. Por eso, lo habitual es que haya varios congeladores o que se utilicen congeladores de cajones para tener todo perfectamente ordenado y separado.

Y si es importante contar con una gran despensa, también lo es contar con buenos proveedores para llenarla. Para los productos frescos, lo mejor es contar con proveedores próximos que garanticen así que los alimentos tienen el menor recorrido hasta llegar al restaurante. En el caso de los congelados, contar con un Proveedor de carnicos congelados que ofrezca una gran calidad a un precio competitivo ayudará a que se puedan realizar cartas atractivas para los comensales tanto por su sabor como por su importe.

Un restaurante con aspiración de dar muchos platos cada día no solo tiene que ser grande y bien organizado donde se ve, sino también en su interior.

CON LOS NIÑOS ME ENTIENDO MEJOR

Mientras hablaba el otro día con mis tíos me contaban que están pensando en redecorar la habitación de su hijo y para ello les recomendé que le pusieran unos estores infantiles en las ventanas de la habitación, algo que fue visto con agrado. Ya que normalmente mis recomendaciones son completamente ignoradas y nadie les da ninguna validez.

Durante toda mi vida me he dado cuenta de que mis opiniones no les importaban a nadie pero aprendes a morderte la lengua cuando otra persona en condiciones normales daría su opinión. Con el paso de los años aprendes a hablar solamente cuando te preguntan, porque para qué me voy a molestar en decir cosas que nadie está escuchando. 

Solamente dentro de mi círculo de amigos puedo dar mi opinión y ni aún así me escuchan muy a menudo. Llega un momento en que cada vez hablo menos, no porque no me guste hablar sino porque nadie quiere oír lo que tengo que decir. Supongo que llegará un momento en el que hablaré solamente con sí o no.

 

Esto me parece que empezó porque tengo una familia muy grande y durante muchos años fui el menor, después llegaron otros primos más pequeños pero creo que el daño ya estaba hecho. Cuando hay reuniones familiares mi sitio sigue estando en la zona de los niños aunque tenga más de cuarenta años, pero por lo menos a los niños no les importa las historias que les cuento e incluso les gustan, pero por el momento todavía no soy capaz de convencer a los hijos de mis primos para que vean las películas que les recomiendo, aunque estoy seguro de que acabarán entrando en razón y dándome las gracias por haberles recomendado esas películas. Hay dos de los niños que siempre me preguntan sobre un montón de cosas, pero me parece que cuando vuelva a verles ya habrán crecido y ya no les interese lo que les tenga que contar.

 

Con los hijos de mis amigos también me pasa, les gusta estar conmigo porque juego y me tiro por el suelo como hacen ellos y eso les llama mucho la atención.

Salir a correr 

Llegué a casa demasiado cansado, casi mareado. Era la primera vez que salía a correr en casi tres años. Y me salté como tres o cuatro normas básicas. Es lo que pasa cuando pierdes la costumbre de hacer deporte y vuelves a él como si nada hubiera pasado, como si tu cuerpo fuese el mismo que tres años antes. Y tuve que estar convaleciente varias semanas antes de volver a correr. Aunque ya no me volvería a pasar lo mismo. 

La primera razón por la que volví a correr era porque tenía un poco más de tiempo después de años. Siempre me había dicho que en cuanto pudiera volvería a correr porque era algo que siempre me había funcionado. La segunda causa eran mis depósitos grasos: la vida sedentaria me había pasado factura y había cogido peso. No era algo excesivo, pero desde luego no era el mismo cuerpo que tenía antes. Y la tercera razón por la que volví a correr era para respirar un poco de aire fresco, que en los tiempos que corren, tiene un valor incalculable.

Tantas ganas eran las que tenía de volver a calzarme las zapatillas de correr que me olvidé de los buenos hábitos de antaño. Ni estiré ni medí la distancia ni el tiempo, ni empecé con una ruta conservadora. Me lancé a correr como un loco. Supongo que era una manera de probarme, de decirme que todavía estaba capacitado para tener el mismo nivel que antes del ‘parón’, pero el tiro me salió por la culata por completo. 

Después de estar otro mes parado recuperándome del desagarro muscular que tuve y tras comprobar que los mareos iniciales no parecían preocupantes, sino fruto de un esfuerzo demasiado intenso sin preparación física adecuada, voy a volver a calzarme las zapatillas de correr, voy a seguir tratando de quemar los depósitos grasos, pero lo haré siguiendo unos criterios lógicos. Lo primero es calentar antes de salir y, lo segundo, ir poco a poco, hasta que el cuerpo vaya cogiendo un poco de fondo. Si no, voy a tener que estar parado otros tres años más.