Sin operación bikini 

¿Y ahora cómo pierdo yo los kilos de más en un mes? Así es imposible. La pandemia lo ha alterado todo, mi dieta también. En casa sin trabajar y viendo series y colgada de las redes no es fácil no acudir a la nevera cada dos por tres. Además, tal y como iba evolucionando la cosa yo pensé que las playas iban a cerrar todo el verano así que me dije: ¿para qué me voy a esforzar esta primavera si no tengo que lucir tipazo en verano? Pero resulta que las playas abren, aunque sea con restricciones.

Podéis decir que no tengo ninguna obligación de ir a la playa, pero si van todas mis amigas y la gente que conozco qué voy a hacer yo. A decir verdad, no soy un caso único en España ni mucho menos. A mucha gente le he pasado lo mismo, sobre todo los que estamos más acostumbrados a llevar una vida muy activa. Yo estoy acostumbrada a controlar bastante la alimentación, mirar las calorias yogur desnatado, no pasarme con la comida basura ni comer demasiado fuera de casa. Pero siempre me sentía tranquila porque me muevo mucho y el gimnasio, claro. Pero con la pandemia ni gimnasio, ni running ni nada de nada. 

Tuve la suerte (toco madera) de no perder el trabajo. Estuve en ERTE pero en la empresa nos aseguraron que en cuanto pasara lo peor volvíamos todos. Pero esos dos meses en casa fueron para mi terroríficos a nivel alimenticio. Sin mucho que hacer, arrasaba con la comida, sobre todo el primer mes cuando no se sabía muy bien hacia dónde iba todo. Me llegué a preocupar el día que volví a la báscula y vi aquello: hacía años que no pesaba tanto. 

Me deprimí bastante y decidí que había que acabar con aquella situación. Volver a mirar calorías yogur desnatado, volver a controlarlo todo no sería difícil me dije, pero estaba equivocada. Me sentí aún con mayor ansiedad, así que traté de organizar las comidas con un Excel pero tratando de darme algunos caprichos en momentos de bajón. Con todo, de operación bikini este verano, nada de nada: luciré cuerpo pandemia.

THE END OF TYING THE LACES

When the other day they asked me for triathlon laces for a gift, I wondered what they would have different with the normal shoe laces that we usually wear and mainly it is that triathlon laces do not have to be tied in the old way how to do with normal laces. From what I have been able to investigate I think that this type of laces are quite useful, especially for people who normally do not get used to undoing the knots of the laces when they take off their shoes, which is my case. Lately I have been thinking about buying some triathlon laces for the sports shoes that I usually wear every day, I think that this will end the endless problem of constantly untying the laces and that bothers me a lot.

A few months ago they gave me some pretty good sneakers to go hiking and they brought laces that were in the style of triathlon laces and I have to say that except for velcro sneakers when I was a child, I had never had a shoe sporty so easy to adjust. But I also have to say that you have to get used to wearing these shoes because the truth is that they weigh a little and at first it is as if your legs weigh a little and when you take them off you feel the same sensation as when you take off your ski boots or skates after skating for a long time.

Lately when I go out for a walk at eight o’clock in the afternoon I notice the people who run down the same street I go to see if they wear triathlon laces and to my surprise many people take them to go running, I did not think that so many people used them so daily, although I do not think that many people dare to put that kind of laces on a sports shoe that will not be used for running. Personally, I am going to put them in my daily shoes only so I don’t have to tie my tennis laces again.

Exprésate a través de tu cuerpo

Un artista que quiera triunfar en el campo audiovisual tiene que tener un buen dominio de su cuerpo y de su voz. Conseguir expresarse sin necesidad de las palabras es fundamental para un buen actor y no digamos para un bailarín. Pero la voz también juega un papel básico para transmitir emociones y sensaciones. Se trata, en definitiva, de lograr expresarse a través del cuerpo.

Y expresarse a través del cuerpo es posible en muchos terrenos: el canto, el baile, el movimiento… y un artista que aspire a llenar un escenario debe de ser capaz de dominar todas estas técnicas. En algunos casos, acabará especializándose tan solo en una de estas artes. En otros casos, tendrá que dominar varias para dedicarse, por ejemplo, a los musicales tan de moda en estos momentos y que requieren de artistas muy completos y con una gran formación académica.

Y esta formación académica puede venir de la mano de una Diplomatura en Actuación Escénica y Audiovisual en Madrid. Estos estudios que constan de dos años académicos no solo capacitan al artista a formar parte de cualquier espectáculo que se represente en un escenario, sino que también le dan las herramientas necesarias para que sea él mismo quién cree sus propias actuaciones y conozca todos los trucos para poder brillar con luz propia sobre el escenario y conquistar al público que acuda a verlo.

Estos estudios pueden completarse con un master, que ofrece la más alta especialización y que siempre resulta muy recomendable para poner la guinda en el pastel de esta formación tan valorada por los buscadores de talentos que necesitan fichar a artistas con una gran formación para sus shows y montajes teatrales. Y uno de los motivos por lo que es tan valorada esta formación es porque conjuga una parte intelectual y teórica con otra práctica que hace que una vez terminados los estudios el alumno esté totalmente capacitado para defenderse sobre un escenario ya que estará acostumbrado al mismo.

Tras los estudios vendrá la hora de adquirir más y más rodaje sacando a relucir todo lo que se ha aprendido y ganando también un aprendizaje nuevo que es el que da la experiencia. Aprovechando cada pequeña oportunidad, se adquirirá el suficiente bagaje para poder prepararse para triunfar a lo grande y disfrutar de un triunfo que será, sin duda alguna, muy merecido y muy trabajado.

UN AMIGO MUCHO MÁS JOVEN

Desde siempre les he gustado a los niños y eso es algo que no puedo comprender, ya que a los adultos no es que les encante estar conmigo. Personalmente a mí también me gusta más estar rodeado de niños que de la gente de mi edad. Creo que es porque los niños me ven como a un igual y no como a un adulto que se pasa el día dándoles órdenes, por lo menos los hijos de mis amigos. Me gusta jugar con ellos todo el tiempo que puedo y además no tengo remilgos a la hora de tirarme por el suelo para poder jugar con ellos. Hay uno de los hijos de mis amigos con el que tengo una relación muy estrecha desde que era un bebé. Hasta a su madre le llama la atención lo cómodo que este niño se siente conmigo. Un día que le estaba distrayendo para que su madre pudiese darle tranquilamente la merienda, el propio niño me ofreció un trozo de su quesito, y su madre me dijo que nunca a nadie le había ofrecido nada de su comida. No es que sea un gran fan de los derivados de lacteos pero por no hacerle un feo al niño me comí el trozo de quesito encantado. Otro día que me llamaron sus padres para ir a la piscina que tienen y el niño se pasó jugando conmigo en la piscina toda la tarde, pasando olímpicamente del resto de invitados que estaban allí. Yo creo que a este niño lo que le llamó la atención de mi fue mi voz. Tengo la voz un poco rara y la gente muchas veces cree que estoy de broma poniendo otra voz. Esto le pasó a la hermana de un amigo mío cuando me conoció, que después de cenar toda la noche frente a mí me preguntó si estaba poniendo voces a propósito, y la carcajada que soltamos todos fue memorable. 

 

Ya hace unos cuantos meses que no veo al hijo de mi amigo, pero es que han tenido unos cuantos problemas en la familia y no he tenido muy fácil poder verle, hasta todavía no conozco a la nueva hija que han tenido. Tengo el resto de su vida para conocerla pero no creo que tenga la relación que tiene su hermano conmigo.

Para presumir, no siempre hay que sufrir

Nuestras abuelas lo decían, para presumir hay que sufrir. Tal vez por eso se aceptó siempre que cualquier proceso que nos ayude a vernos mejor tiene que ser, necesariamente doloroso o muy molesto. Pero eso ya forma parte del pasado.

Mejorar nuestro físico no tiene por qué ser un suplicio. Hablamos, claro está, de la liposucción sin dolor que permite eliminar grasa acumulada en zonas problemáticas sin tener ningún dolor. Y sin necesidad de tener una anestesia general. ¿Se puede pedir más?

Hoy, la liposucción se hace por lo general con anestesia local. Se duerme la zona que se va a tratar y se seda al paciente para que esté totalmente tranquilo. Se introducen entonces unas cánulas en la zona en la que hay grasa acumulada y se aspira suavemente. Las cánulas aspiran las células grasas y se mueven para hacerlo de forma uniforme.

Cuando el paciente despierta, ya todo el proceso ha finalizado y, aunque tiene unas pequeñísimas cicatrices, estas se vuelven casi imperceptibles cuando se curan totalmente. Lo mejor de todo es que en unas horas se podrá ir a casa, al no haber tenido una anestesia general y con unos analgésicos normales podrá pasar el periodo postoperatorio sin dolor, tan solo con pequeñas molestias lógicas tras haber pasado un proceso de este tipo.

El paciente deberá de seguir una serie de instrucciones muy sencillas y acudir a revisiones. Puede realizarse una serie de tratamientos estéticos como masajes drenantes para ayudar a que la grasa que haya podido quedar se vaya a través del sistema linfático. Y también puede realizarse tratamientos reafirmantes para que la zona se asiente lo antes posible.

El efecto de la liposucción se nota desde el primer momento, pero es cuando todo asienta al cabo de unos meses cuando realmente se puede valorar el alcance de la intervención. Y la gran mayoría de personas que se realizan una liposucción están encantadas con la experiencia. Casi la totalidad cuando lo hacen en clínicas con un buen nombre y una experiencia profesional probada.

No se trata por tanto de sufrir, sino de elegir al mejor profesional para llevar a cabo la intervención y hacerlo con los métodos más modernos que permiten que se pueda presumir de la mejor imagen sin pasar dolor y sin tener que pagar un alto precio, ni siquiera económico, por el derecho de verse bien.

El escritor 

Mi mujer se ríe de mí y con razón. Ella es mucho más objetiva que yo y sabe que nunca seré escritor profesional, a pesar de que tenga esa ilusión. Alguna vez ha leído lo que escribo y se queda con cara de “bueno, podía haber sido peor”. Es mi mejor crítica. También sería una gran representante, pero para ello yo tendría que ser escritor, de verdad…

Aunque se ría de mí, sabe que soy un trabajador nato, y que por intentarlo no quedará. El problema de los escritores aficionados como yo es que debemos compaginar el trabajo con la escritura. Y, claro, el día tiene 24 horas, no más. Hace un tiempo decidí reservar los sábados por la mañana para escribir, pero en casa se me hace difícil por los niños, así que voy a un café que está bastante tranquilo. Cojo mi portátil, mi memoria usb con diseño en la que guardo todos mis trabajos y me voy hasta allí. Ya me conocen, saben que soy uno de esos “escritores de café”.

¿Se puede hacer algo escribiendo solo los sábados por la mañana? Lo que yo hago es pasar el resto de la semana pensando en lo que debo escribir al sábado siguiente: tomando notas mentales o en una pequeña libreta de por dónde va ir la historia, qué le va a pasar a los personajes, etc. De esta forma cuando llega el sábado lo escribo todo seguido. Puedo llegar a hacer bastantes hojas en un solo día. Después lo guardo todo en mi memoria USB con diseño y me voy a casa.

Algunas veces, los domingos reviso lo que he escrito el día anterior, pero hasta el fin de semana siguiente no me meto con ello otra vez. ¿Y qué hago con todo lo que escribo? Intento presentarme a algunos concursos e intento ganar… pero no hay suerte. Mi mujer me dice que no pierda el tiempo que está todo amañado. Y entonces le digo que igual llevo mis manuscritos a alguna editorial. Y entonces ella dice: “bueno, mejor sigue con los concursos”. Mi mujer, mi fan número uno…

LAS OPOSICIONES NO SON FÁCILES

Hoy en día ya no hay tanta gente como hace unos cuantos años que quieran ser funcionarios públicos. Hace un tiempo parecía que ser funcionario público era casi como que si te tocase la lotería pero la gente ya no lo ve del mismo modo, además hay que estudiar demasiado para intentar conseguir una plaza que a lo mejor ni tan siquiera la consigues en tu ciudad y te ves obligado a irte a otro lado. Conozco a una chica que es novia de uno de mis amigos que para poder aprobar su oposición tuvo que estudiar durante casi diez años, porque su oposición debía de ser difícil, creo que al principio quiso hacer las oposiciones online pero al final no le quedó más remedio que tener que ir a unas clases particulares porque con el trabajo no le daba tiempo a enterarse de las cosas. Las oposiciones online están bien si no trabajas y puedes dedicar todo tu tiempo a las oposiciones pero la gente que trabaja veo que les sea más cómodo ir a unas clases particulares. A mi amiga le fue bien así y al final al cabo de los años consiguió aprobar las oposiciones pero lo malo es que se tuvieron que ir de la ciudad tanto ella como su novio que es mi amigo. El año pasado me pasé por su ciudad durante una semana a ver que tal les iba por allí, y me pareció que se fueron a un sitio estupendo. Lo peor que vi en ese sitio es que la gente no sonríe, yo era el más alegre de toda la ciudad. Eso me llamó mucho la atención, nunca había visto una ciudad con una población tan triste. mientras estuve allí lo comenté con mis amigos y la novia de mi amigo me dijo que tenía toda la razón, que allí la gente era un poco seca y que no se reían.

 

Ahora se va a presentar otro de mis amigos a otras oposiciones, aunque no creo que le vaya a ir muy bien ya que no es que le sobre el tiempo para poder estudiar, ya que por la semana trabaja de topógrafo y los fines de semana trabaja de camarero, le falta tiempo para estudiar.