La fotografía, una parte imprescindible del cine

Cuando vemos una película a menudo no somos conscientes de la gran importancia que tiene el director de fotografía en el resultado de esta. Y, ¿quién es el director de fotografía? Pues un profesional formado en cine que realiza un Master en Fotografía Artística y que se especializa en este campo. En ocasiones, se trata de alguien que ha realizado otro tipo de estudios, como Bellas Artes o fotografía y que acaba realizando uno de estos másters para orientar su carrera hacia el mundo del cine.

El director de fotografía es responsable, entre otras cosas, de la paleta de colores que se va a escoger para la película. También colaborará al elegir los exteriores en los que se va a rodar y, sobre todo, la luz con la que se hará. Por eso, muchos rodajes de escenas tienen que realizarse a horas muy concretas para conseguir la luz apropiada que le dará a la escena el ambiente que se está buscando para la misma.

El director de fotografía debe tener una gran visión artística pero también debe tener conocimientos técnicos. Ambos, unidos, lo capacitarán para trabajar tanto en series de televisión como en películas y, tal vez, con el paso del tiempo, con alguno de los mejores directores del momento.

La llegada de las plataformas de pago que realizan contenidos propios, como la muy conocida Netflix, ha multiplicado la necesidad de profesionales del cine y de las producciones de series. Ahora se realizan muchas más series y son cada vez más profesionales.

Tanto es así que muchos de los profesionales que hasta ahora trabajan exclusivamente para la gran pantalla se han pasado a estas plataformas porque no solo les dan muchas más oportunidades de trabajo, sino que además pagan bien y se llevan a cabo trabajos de calidad.

Lo más visible en este sentido son los actores, que vemos que trabajan cada vez con más frecuencia en series. Pero no son los únicos. Ha sido muy sonado el hecho de que alguien con el prestigio profesional de Martin Scorsese haya decidido estrenar su última película directamente en la plataforma anteriormente mencionada.

Pero también los profesionales técnicos, como los directores de fotografía han comenzado a trabajar en estas plataformas. Aun así, la alta demanda hace que haya sitio para quienes comienzan, que tendrán la oportunidad de aprender al lado de los más grandes del sector.

Exprésate a través de tu cuerpo

Un artista que quiera triunfar en el campo audiovisual tiene que tener un buen dominio de su cuerpo y de su voz. Conseguir expresarse sin necesidad de las palabras es fundamental para un buen actor y no digamos para un bailarín. Pero la voz también juega un papel básico para transmitir emociones y sensaciones. Se trata, en definitiva, de lograr expresarse a través del cuerpo.

Y expresarse a través del cuerpo es posible en muchos terrenos: el canto, el baile, el movimiento… y un artista que aspire a llenar un escenario debe de ser capaz de dominar todas estas técnicas. En algunos casos, acabará especializándose tan solo en una de estas artes. En otros casos, tendrá que dominar varias para dedicarse, por ejemplo, a los musicales tan de moda en estos momentos y que requieren de artistas muy completos y con una gran formación académica.

Y esta formación académica puede venir de la mano de una Diplomatura en Actuación Escénica y Audiovisual en Madrid. Estos estudios que constan de dos años académicos no solo capacitan al artista a formar parte de cualquier espectáculo que se represente en un escenario, sino que también le dan las herramientas necesarias para que sea él mismo quién cree sus propias actuaciones y conozca todos los trucos para poder brillar con luz propia sobre el escenario y conquistar al público que acuda a verlo.

Estos estudios pueden completarse con un master, que ofrece la más alta especialización y que siempre resulta muy recomendable para poner la guinda en el pastel de esta formación tan valorada por los buscadores de talentos que necesitan fichar a artistas con una gran formación para sus shows y montajes teatrales. Y uno de los motivos por lo que es tan valorada esta formación es porque conjuga una parte intelectual y teórica con otra práctica que hace que una vez terminados los estudios el alumno esté totalmente capacitado para defenderse sobre un escenario ya que estará acostumbrado al mismo.

Tras los estudios vendrá la hora de adquirir más y más rodaje sacando a relucir todo lo que se ha aprendido y ganando también un aprendizaje nuevo que es el que da la experiencia. Aprovechando cada pequeña oportunidad, se adquirirá el suficiente bagaje para poder prepararse para triunfar a lo grande y disfrutar de un triunfo que será, sin duda alguna, muy merecido y muy trabajado.

LAS OPOSICIONES NO SON FÁCILES

Hoy en día ya no hay tanta gente como hace unos cuantos años que quieran ser funcionarios públicos. Hace un tiempo parecía que ser funcionario público era casi como que si te tocase la lotería pero la gente ya no lo ve del mismo modo, además hay que estudiar demasiado para intentar conseguir una plaza que a lo mejor ni tan siquiera la consigues en tu ciudad y te ves obligado a irte a otro lado. Conozco a una chica que es novia de uno de mis amigos que para poder aprobar su oposición tuvo que estudiar durante casi diez años, porque su oposición debía de ser difícil, creo que al principio quiso hacer las oposiciones online pero al final no le quedó más remedio que tener que ir a unas clases particulares porque con el trabajo no le daba tiempo a enterarse de las cosas. Las oposiciones online están bien si no trabajas y puedes dedicar todo tu tiempo a las oposiciones pero la gente que trabaja veo que les sea más cómodo ir a unas clases particulares. A mi amiga le fue bien así y al final al cabo de los años consiguió aprobar las oposiciones pero lo malo es que se tuvieron que ir de la ciudad tanto ella como su novio que es mi amigo. El año pasado me pasé por su ciudad durante una semana a ver que tal les iba por allí, y me pareció que se fueron a un sitio estupendo. Lo peor que vi en ese sitio es que la gente no sonríe, yo era el más alegre de toda la ciudad. Eso me llamó mucho la atención, nunca había visto una ciudad con una población tan triste. mientras estuve allí lo comenté con mis amigos y la novia de mi amigo me dijo que tenía toda la razón, que allí la gente era un poco seca y que no se reían.

 

Ahora se va a presentar otro de mis amigos a otras oposiciones, aunque no creo que le vaya a ir muy bien ya que no es que le sobre el tiempo para poder estudiar, ya que por la semana trabaja de topógrafo y los fines de semana trabaja de camarero, le falta tiempo para estudiar.