UN AMIGO DESAPARECIDO

Uno de mis amigos de toda la vida hace años sufría de bruxismo y para poder dormir con normalidad necesitaba dormir con un aparato para los dientes, creo que se llamaba férula de descarga. De esta forma en lugar de morder diente contra diente mordía este aparato. Más adelante tuvo un tratamiento bruxismo que le fue bastante bien y con el tiempo pudo dormir sin la ayuda de la férula de descarga.

Debe de ser bastante molesto tener que dormir con algo en la boca, me siento bastante afortunado de no sufrir de esta dolencia, porque al parecer es bastante molesto para los dientes y los músculos de la mandíbula.

Hoy en día este amigo lleva un tiempo desaparecido, ya que vive en un pequeño pueblo bastante alejado de las ciudades y desde que comenzó todo esto de la pandemia le hemos visto bastante poco, no sé si será porque no quiere vacunarse o porque no quiere salir de su pueblo. La verdad es que en un pueblo pequeño en el que no tienes relación con casi nadie es el mejor sitio para pasar una pandemia como la que estamos viviendo en estos últimos años. Además en este pueblo casi no hay movimiento, y puede que el mayor peligro para sus habitantes sea que los niños vayan al colegio al pueblo más grande de la zona y que allí puedan contagiarse con otros niños. Aún así, supongo que mi amigo ha venido a ver a su madre y que no la haya dejado sola durante todo este tiempo, pero si ha venido no ha querido darnos un toque para ver cómo estábamos y tampoco es que nos conteste los mensajes que le mandamos por el móvil. Sé que él estará bien pero por ahora no voy a ir a visitarlo ya que no sé cómo les sentará a los vecinos tener extraños por allí. Por lo que tendré que esperar un tiempo, a que todo esto termine para poder ir a visitarlo sin ninguna preocupación y poder volver a jugar con el arco como hacíamos antes de la pandemia.

Invierte en tu terraza para todo el año

Una terraza de hostelería ya no es lo que era. Si en otros tiempos era un espacio que se disfrutaba en verano con la llegada del buen tiempo, ahora es un lugar que funciona durante todo el año. Las leyes antitabaco hicieron que muchas personas comenzaran a solicitar la terraza todo el año, pero ha sido con la llegada de la pandemia cuando la necesidad de este espacio ha quedado absolutamente demostrada.

Las terrazas para todo el año han llegado para quedarse en aquellos lugares en los que hay espacio para ello y les proporcionan a muchos locales de hostelería un espacio extra que les permite atender a más clientes y dar un servicio alternativo a quienes no quieren estar en lugares cerrados.

Pero al haber más terrazas, la competencia entre las mismas es también mayor. No se trata ya de colocar unas mesas y sillas y llamar a eso terraza, sino de tener un lugar acondicionado y bien preparado para los clientes.

Las terrazas cerradas son las que cuentan con mayor demanda todo el año y estas pueden instalarse en aquellos locales a los que se les puede adjudicar espacio público. Pagan un dinero por este espacio para usarlo todo el año y a cambio pueden montar una estructura que permite que la terraza se use independientemente del tiempo.

Una vez que el local está protegido de la lluvia, queda amueblarlo con unas mesas y sillas de terraza baratas, pero a la vez cómodas y con mucho estilo. Conviene evitar los muebles de propaganda, que dan a este lugar un aspecto muy poco atractivo y comprar mesas y sillas con personalidad que encajen con el estilo de todo el local. Las sillas pueden hacerse más atractivas con cojines impermeables que se puedan limpiar y desinfectar fácilmente con un paño.

Además de los muebles no hay que descuidar el servicio a la terraza. Si esta cuenta con bastantes mesas y sillas deberá tener una persona que se encargue de servir y atender para que las esperas no sean excesivamente largas. En el caso de comidas no es mala idea montar un mostrador pequeño con algunos servicios para facilitar el montaje de las mesas y tener siempre a una persona pendiente de los comensales y de lo que puedan necesitar, así como de organizar los turnos para las comidas y las reservas o esperas.

LA IMPORTANCIA DEL PELO

En mi pandilla hay ya unos cuantos que deberían ir a una consulta de un dermatologo alopecia Vigo porque ya se les comienza a ver el cuero cabelludo. Alguno de ellos ya hace años que anda preocupado por la caída del pelo y hace un tiempo andaba tomando alguna clase de medicación contra la caída del pelo, pero por lo visto esa medicación no valía para nada y pagó por algo que no le solucionó el problema que tenía. Uno de estos amigos míos me recrimina siempre porque yo suele llevar siempre el pelo rapado y él se enfada porque me rapo sin necesidad porque yo aunque tengo entradas desde niño tengo pelo de sobra y no creo que me quede calvo cuando sea mayor.

El pelo es mucho más importante para la gente de lo que dice, porque mientras tienen pelo no se preocupan mucho pero en cuanto se dan cuenta de que se están empezando a quedar calvos, ahí es en cuanto comienzan las preocupaciones. Y está más que claro que los crecepelos no existen y los productos que suelen vender contra la caída de cabello no sé yo la fiabilidad que puedan tener.

Otra mucha gente por el contrario se toma la calvicie de forma natural, e incluso a los que ya no les queda demasiado pelo, prefieren afeitarse la cabeza entera. Personalmente yo nunca haría eso porque no me gusta como queda pero si a ellos les gusta o no les importa yo no soy nadie para decir nada. Aunque pienso que si ya eres calvo la mejor solución es esa, te afeitas la cabeza y ya no te tienes que preocupar de nada, solamente tienes que pasarte la maquinilla cada par de días y listo. 

Con las mujeres es diferente porque ellas sí que le dan una importancia a su pelo mucho mayor que la que le damos los hombres y me parece normal. Porque ellas quieren estar siempre guapas y atractivas y una mujer calva no suele ser ni guapa ni atractiva, que estoy seguro de que alguna calva seguirá siendo atractiva, aunque no suele ser muy común.

Maximum protection 

I was always drawn to jobs that were constantly challenging. Sitting in the office watching life go by was not for me. When an opportunity arose to work in an industrial company as a maintenance apprentice it seemed like a good opportunity. In the interview they put a lot of emphasis on the fact that it was a risky job for which it was necessary to be very prepared by closely following the safety regulations.

 

And is that an industrial company like this, high temperatures, pressure or fire are elements with which you have to be very careful. Once I got the job, I had to go through a long training phase with qualified and experienced personnel. At the beginning it was difficult for me, I was young and from the beginning I wanted to ‘get out of the starting line’. But I soon learned that the priority in this job was safety and security.

 

One of the first lessons they didn’t teach was about tools and suits. A good part of our work revolves around the knowledge and good handling of tools, as well as the care of our clothing, which is made up of state-of-the-art materials including fire retardant elastic tape. They are expensive suits and you have to take care of them because, in the face of any problem, they can mean the difference between a scare and something worse.

 

I remember when I was little and watched those firefighter movies in those seemingly heavy plastic-like suits. Those materials that have been used in firefighting suits for decades are also used in other sectors that also require protection against fire and high temperatures. It is the only way to work in delicate environmental conditions.

 

Once I wrapped the suit with my fire retardant elastic band and put on the gloves and heavy boots to go to work, I felt that the wait had been worth it. It is certainly not an easy job, but it is what I was looking for, an entertaining job that is a daily challenge, not something to spend hours waiting for the shift to end.

Preparando nuestra visita 

Disfruto preparando nuestras salidas de fin de semana. Siempre me ha gustado organizar, creo que se me da bien, porque intento diseñar planes que satisfagan en la medida de lo posible a toda la familia. No soy de esos que arrastra a los demás a disfrutar de sus cosas. Si veo que los demás no van a disfrutar de algo, lo rechazo. Y creo que, con el próximo plan, todos vamos a disfrutar un poco porque todos tenemos que comprar algo en la tienda.

Llevamos ya bastante tiempo sin ir a mueblerías. Cuando cambiamos de casa hace un par de años nos dimos un tute tan grande que nos quedaron pocas ganas de volver. Pero volvemos a necesitar cosas. Para empezar, necesitamos comprar estores. El de la habitación de la niña se ha venido abajo porque no para de colgarse. “No te cuelgues, hija, que se rompe”. Y se rompió. Esa será su labor, decidir qué tipo de estor quiere, que hay muchos chulos en la tienda.

El otro niño también estará servido porque necesita una silla. Vamos a dejar, por fin, su trona, aunque es estupenda y todavía está cómoda. Pero él ya se siente un hombrecito y quiere estar a la altura de los demás en una silla de mayor. A ver qué le podemos encontrar porque creemos que la misma silla que tenemos ya no se fabrica. Pero quizás le haga gracia tener una silla diferente a los demás, aunque sea de mayor.

Yo quiero comprar una lámpara de mesa para el despacho, que parece un asunto baladí, pero para mí es muy importante. Esta que tengo hace un ruidito muy raro. Es una lámpara especial a la que no se le puede cambiar la bombilla. Lo sabía cuando la compré, pero me gustó mucho por su diseño. Aunque tenía la sensación de que, efectivamente, no iba a tener una vida útil muy larga. El ruido se va y viene, pero un día seguro que ya no se va y no podré trabajar así. Así que entre comprar estores, la silla, mi lámpara y la butaca que quiere mirar mi mujer, todos tendremos un objetivo el próximo fin de semana.

3 razones para contratar un seguro de decesos

No nos gusta hablar de la muerte. Pero todos vamos a tener que pasar por ese trance y hacerlo de una forma sencilla para la familia o no puede depender de contratar adeslas seguro decesos. Estas son las principales razones para hacerlo.

1- Ofrecer la máxima tranquilidad a la familia. Cuando una persona muere el golpe para la familia suele ser de por sí suficientemente duro sin necesidad de que encima tengan que estar preocupándose de organizar todo lo referente al funeral o el velatorio. No se trata tan solo del dinero que hay que pagar en estos casos ya que muchas personas cuentan con ahorros suficientes para ello, sino de tener a una persona que se encargue de hacer todo fácil y de cumplir con los trámites burocráticos que son necesarios en esos momentos.

Al tener un seguro de decesos, desde el momento en que la persona fallece, alguien de la compañía se hará cargo de todo, junto con un familiar responsable, facilitando cualquier trámite. Y también ofrecerán ayuda legal para todo lo que viene a continuación, como solicitar últimas voluntades.

2- Tener la seguridad de que tu funeral será como deseas. Para algunas personas no tiene sentido pensar en lo que va a ocurrir cuando se mueran. Pero para otras, la despedida es muy importante y quieren que sea a su manera y a su gusto. Poder disponer un funeral tal y como se desea es importante. Para ello solo hay que organizar todo y asegurarse de que la póliza lo va a cubrir.

Por ejemplo, se puede dejar dispuesto que se desea un funeral religioso o, por el contrario, sin ningún tipo de simbología religiosa. O que haya o no un ágape para los invitados. También se pueden contratar de antemano flores y otros servicios como autobuses.

3- Repatriación del cuerpo. Es una de las opciones que pueden añadirse en un seguro de decesos y que puede ser muy importante en dos casos: para los viajeros y para personas de otros países que residan en España. Esta opción garantiza que los restos mortales de la persona serán enviados a su país para poder ser enterrados. Esto, además, comprende los trámites que haya que realizar y en algunos casos puede incluir el desplazamiento de un familiar para poder llevar a cabo todo el proceso. Sin duda, una gran tranquilidad para aquellas personas que suelen viajar al extranjero o que viven en otro país y que quieren tener la seguridad de ser enterradas junto a su familia.

Haz que tu puesto destaque en cualquier feria

Las ferias dedicadas a los diferentes sectores ofrecen la posibilidad de dar a conocer los productos a posibles clientes y darse a conocer en el mercado. El funcionamiento de las ferias es más o menos similar, aunque cada una tiene ciertas particularidades.

Quién va a la feria debe reservar su stand con la mayor anticipación posible. En el recinto ferial suele haber una gran cantidad de stands que hace que los visitantes, sean público en general sean expertos en el sector, pasen de largo por parte de ellos ya que suele ser complicado poder verlos todos. Por eso, es muy importante la personalización del puesto para conseguir atraer las miradas y llamar la atención de los visitantes.

Dado que la mayoría de la tienda está montada de antemano, las posibilidades de personalización pasan por Imprimir expositores y banderolas personalizados que sean representativos de la empresa y que capten la atención de quienes pasen por delante del puesto. Es importante resaltar aquello que pensamos que nos diferencia del resto o que puede ser muy atractivo para quien camina por la feria.

Una vez que se ha conseguido captar la atención de quién pasa ante el stand hay que lograr atraerlo al mismo, por ejemplo con atractivos obsequios de cortesía. Estos regalos son muy habituales en las ferias y es una de las razones por las que el público en general se acerca a visitar los diferentes tenderetes. 

Es muy interesante que cuando las personas se acercan a por su regalo puedan ver qué tenemos para ofrecerles. Dado que no siempre es posible hablar con todos los que se acercan, los expositores con los folletos y catálogos siempre a mano no pueden faltar. Así, nos aseguramos que junto con el regalo se lleven la información y si no han visto los productos en ese momento puedan verlos más adelante.

Hoy, interactuar con los clientes es básico. Es importante implicarse de alguna manera. Por eso, invitarlos a seguirnos en redes sociales a cambio de descuentos es una manera de establecer un contacto más permanente y de poder recibir de primera mano las opiniones de quienes compran los productos, además de ofrecer mucha información de una manera informal y que suele recibirse de buen grado. Por eso, la información sobre redes sociales y concursos y promociones en las mismas debe de figurar en los folletos.

RECUERDOS DE OTRO TIEMPO

Hace ya unos cuantos años que no trabajo en una fábrica, antes trabajaba en una en la que me encargaba de casi todo lo que no tuviese que ver con la comida, que eran las chicas con las que trabajaba las que se encargaban de ello.

Por las mañanas nada más llegar tenía que ponerme manos a la obra para hacer los pedidos, primero la secretaria de la empresa me mandaba un listado con todos los productos que salían cada día y de qué lote los tenía que coger. Después tenía que calcular cuántas cajas me iban a hacer falta para los pedidos y montarlas. Acto seguido tenía que pasarme más de una hora haciendo todas las etiquetas con las fechas de caducidad y con los lotes de cada producto para que se les pudiese seguir bien si en algún lado hacían la trazabilidad del producto. Estas etiquetas las tenía que hacer con unos ordenadores bastante antiguos, tenían unos Monitores industriales robustos pero las torres de los ordenadores ya tenían un tiempo. A la hora de hacer las etiquetas tenía bastantes problemas porque no imprimían todo lo claro que debían de estar y me echaba bastante tiempo haciéndolas.

Una vez que tenía todo listo ya podía ponerme a pegar las etiquetas en todos los productos, lo que me llevaba bastante tiempo, pero como siempre me gustaron las estampillas me tomaba esto como un juego. Aunque en muchas ocasiones como en navidad tenía tanta carga de trabajo que los jefes tenían que mandarme a las chicas que trabajaban en el laboratorio de la empresa para que me ayudasen con todos los pedidos. Sea como sea, siempre terminaba mis pedidos dentro del plazo establecido e incluso había días que los conductores de los camiones me llamaban para ver si podía tener mis pedidos antes de la hora porque les venía bien a ellos y como ellos también me correspondían cuando les pedía ayuda no me importaba tener que correr un poco de vez en cuando. 

 

Mi etapa en esa empresa fue muy instructiva al igual que lucrativa y me dejó un montón de amistades, sobre todo de las chicas que trabajaban allí.

Conserva en congelado, todo dura más 

Son versátiles y añaden un atractivo toque de color a cada plato. Así que no tengas miedo de comprarlos ya que te explicaremos cómo conservar las zanahorias.

 

Son económicos y adecuados para muchas recetas, tanto calientes como frías, crudas o cocidas, como ingrediente principal o como guarnición, pero esto ciertamente te ha sucedido antes cuando las tienes en tus manos o son mohoso o arrugado y suave o generalmente se ve muy desagradable.

Pero se acabó, te vamos a contar cómo conservar las zanahorias para que duren mucho más sin estropearse. Seguir estos consejos te mantendrá fresco durante semanas, e incluso más si los congelas, que también te explicamos cómo hacerlo.

 

Cómo tener zanahorias en casa

 

A diferencia de otras verduras, las zanahorias se desarrollan mejor en un ambiente húmedo. Tanto es así que una de las formas en que podemos conservarlos es dejándolos en un recipiente con agua que cambiamos unas cuantas veces en cuanto vemos que empieza a enturbiarse.

Otra opción es envolver las zanahorias en láminas de papel absorbente previamente humedecidas, que conservaremos así a lo largo de las semanas.

En ambos casos, hay un detalle importante a tener en cuenta: si las zanahorias que compramos se entregan con sus hojas verdes, debemos cortarlas antes de guardarlas, ya que las hojas absorben el agua de la zanahoria si dejamos que se deterioren más rápido.

 

Cómo congelar zanahorias

 

Las zanahorias también se pueden congelar. Para tener unas buenas zanahorias congeladas debes pelarlas, cortarlas en rodajas o dados y blanquearlas para que hierva el agua, y cuando empiece a hervir añadir las zanahorias y esperar a que el agua vuelva a hervir. En ese momento los sacamos, los ponemos bajo un chorro de agua fría para que no hierva, los escurrimos bien, los metemos en bolsas o tapas y los guardamos en el congelador.

Estas zanahorias congeladas no se pueden utilizar para preparaciones crudas, pero son muy útiles para cualquier receta en la que se cocinen, como sopas, guisos, arroces, purés; Además, no es necesario descongelarlos previamente, por lo que nos será muy conveniente utilizarlos rápidamente.

El boom del ‘caravaning’ 

Me cuentan desde algún negocio especializado en venta y alquiler de caravanas que estos dos últimos años ha sido una locura y que el nivel de ventas y alquileres ha subido al calor de este boom del ‘caravaning’ que se explica principalmente por el asunto de la pandemia. España era un país con cierta afición a viajar en caravana, aunque por detrás de otros países como Alemania, Italia o Francia. Pero la situación que se ha vivido en los dos últimos años ha cambiado las cosas, también en nuestro país.

Muchos nuevos usuarios que hace un par de años no consideraban esta forma de viajar, han empezado a preguntar por caravanas precios comprar. Y es que se presenta como una alternativa más indicada para los tiempos que corren por diversas razones. Para empezar, se trata de una forma de viajar en la que no tienes necesariamente que tener contacto con otras personas más allá de las que viajen contigo. A pesar de que tendrás que instalar la caravana en un sitio legalmente habilitado para ello como campings o acampadas, la mayoría de servicios los tienen dentro de tu propia caravana.

Por otro lado, es una forma de viajar muy flexible que no está sujeta a cancelaciones de última ahora. Salvo los confinamientos que vivimos en la peor época de la pandemia, viajar en caravana no supone tener la incertidumbre de perder el dinero de una reserva de hotel o de un billete de avión, algo que ha estado a la orden del día durante todo este tiempo.

Pero, además, los usuarios preguntan por caravanas precios comprar porque se sienten atraídos por un estilo de vida diferente al que muchos nos hemos acostumbrado. Estar más en contacto con la naturaleza, salirse un poco de las zonas más turísticas y conocer nuevos rincones son algunos de los atractivos de esta forma de viajar.

Aunque algunos de los negocios vinculados a las caravanas alertan de una falta de stock, sobre todo de repuestos debido a la alta demanda y la falta de servicio de algunos fabricantes por la pandemia, parece que el boom del caravaning ha llegado para quedarse.