3 razones para contratar un seguro de decesos

No nos gusta hablar de la muerte. Pero todos vamos a tener que pasar por ese trance y hacerlo de una forma sencilla para la familia o no puede depender de contratar adeslas seguro decesos. Estas son las principales razones para hacerlo.

1- Ofrecer la máxima tranquilidad a la familia. Cuando una persona muere el golpe para la familia suele ser de por sí suficientemente duro sin necesidad de que encima tengan que estar preocupándose de organizar todo lo referente al funeral o el velatorio. No se trata tan solo del dinero que hay que pagar en estos casos ya que muchas personas cuentan con ahorros suficientes para ello, sino de tener a una persona que se encargue de hacer todo fácil y de cumplir con los trámites burocráticos que son necesarios en esos momentos.

Al tener un seguro de decesos, desde el momento en que la persona fallece, alguien de la compañía se hará cargo de todo, junto con un familiar responsable, facilitando cualquier trámite. Y también ofrecerán ayuda legal para todo lo que viene a continuación, como solicitar últimas voluntades.

2- Tener la seguridad de que tu funeral será como deseas. Para algunas personas no tiene sentido pensar en lo que va a ocurrir cuando se mueran. Pero para otras, la despedida es muy importante y quieren que sea a su manera y a su gusto. Poder disponer un funeral tal y como se desea es importante. Para ello solo hay que organizar todo y asegurarse de que la póliza lo va a cubrir.

Por ejemplo, se puede dejar dispuesto que se desea un funeral religioso o, por el contrario, sin ningún tipo de simbología religiosa. O que haya o no un ágape para los invitados. También se pueden contratar de antemano flores y otros servicios como autobuses.

3- Repatriación del cuerpo. Es una de las opciones que pueden añadirse en un seguro de decesos y que puede ser muy importante en dos casos: para los viajeros y para personas de otros países que residan en España. Esta opción garantiza que los restos mortales de la persona serán enviados a su país para poder ser enterrados. Esto, además, comprende los trámites que haya que realizar y en algunos casos puede incluir el desplazamiento de un familiar para poder llevar a cabo todo el proceso. Sin duda, una gran tranquilidad para aquellas personas que suelen viajar al extranjero o que viven en otro país y que quieren tener la seguridad de ser enterradas junto a su familia.