Tres actividades que tienes que realizar si veraneas en Baiona

Baiona es una pequeña población cercana a Vigo famosa porque fue el primer punto de España al que llegaron las carabelas de Colón con la noticia del descubrimiento de América. Actualmente, es un lugar muy turístico y cientos de personas acuden cada año a pasar sus vacaciones en este lugar. Durante el invierno viven allí poco más de 12.000 personas, pero la cifra aumenta en más de un 200% en los meses de julio y agosto.

Esto no es casualidad, ya que Baiona ofrece a sus visitantes una gran cantidad de ofertas de ocio. Además de la posibilidad de las playas, tanto las que están en Baiona propiamente como las cercanas, existen una gran cantidad de restaurantes, bares y cafeterías. Pero hay tres actividades que tienes que realizar sí o sí si veraneas en esta población.

1- Hacer la ruta baiona cies barco.  Las islas Cíes es un lugar de visita obligada para todos los que pasan el verano cerca. Solo hay que reservar una fecha en la página habilitada por la Xunta, ya que la entrada es limitada a un número de personas cada día y, tras ello, comprar los billetes para el barco. Todos los días salen barcos desde diferentes puntos para las islas que te permiten pasar el día en ellas. Incluso es posible acampar en la isla ya que hay un camping, aunque es importante reservar con bastante antelación ya que sus plazas están altamente solicitadas y muchos reservan de un año para otro.

2-Comer en el Parador. El Parador de Turismo de Baiona se encuentra en la península de Monterreal, sobre el Club Náutico de la ciudad. Sus vistas son realmente increíbles y el edificio es una antigua fortaleza que te conquistará por su belleza. Evidentemente, es posible alojarse en el Parador, pero para quienes no pueden o no quieren hospedarse allí, la visita para comer o cenar y disfrutar de las vistas es absolutamente obligada.

3- Visitar la réplica de la carabela Pinta. Seguramente sorprenda la visita a esta réplica exacta de la carabela ya que posiblemente todos imaginábamos que los barcos que atravesaron el Atlántico eran más grandes o contaban con mayores comodidades. La visita es la excusa perfecta para repasar la historia con los niños o para sentirse un poco más cerca de uno de los acontecimientos más importantes de la historia.

Deja una respuesta