Una buena despensa, clave en un restaurante

Todo el mundo sabe que un restaurante que quiera tener una gran clientela necesita de un salón o varios salones amplios, con un gran aforo. De esta manera, podrán acomodar a una gran cantidad de comensales. Esto permite tanto el poder ofrecer una gran cantidad de menús cada día, en el caso de los locales que se dedican a ofrecer comidas diarias, como acomodar grandes celebraciones, en los restaurantes especializados en bodas, comuniones y otras comidas de grupo.

Pero lo que muchos olvidan es que, además de contar con esos salones, los restaurantes que atienden a una gran clientela necesitan también una despensa de gran tamaño. Una despensa que cuente con una buena cámara frigorífica y con congeladores adecuados para poder contener una gran cantidad de alimentos.

La organización de la despensa es fundamental desde su misma creación. Escoger materiales adecuados para los estantes, fáciles de limpiar y de desinfectar. Comprar congeladores de alta calidad que permitan no solo almacenar muchos alimentos, sino que ofrezcan seguridad y garantías en caso, por ejemplo, de que se vaya la luz. Los alimentos deben de conservarse en perfectas condiciones durante varias horas para evitar problemas de salud o tener que tirar grandes cantidades de alimentos. Eso sí, para la perfecta conservación es fundamental que no se abran los congeladores.

Una vez diseñada una buena despensa, con espacio para comida de diferentes tipos, hay que realizar las pertinentes separaciones. Es recomendable que los productos no se mezclen. La carne, el pescado y los vegetales deben de estar en diferentes zonas, tanto si hablamos de productos refrigerados como si nos referimos a los congelados. Por eso, lo habitual es que haya varios congeladores o que se utilicen congeladores de cajones para tener todo perfectamente ordenado y separado.

Y si es importante contar con una gran despensa, también lo es contar con buenos proveedores para llenarla. Para los productos frescos, lo mejor es contar con proveedores próximos que garanticen así que los alimentos tienen el menor recorrido hasta llegar al restaurante. En el caso de los congelados, contar con un Proveedor de carnicos congelados que ofrezca una gran calidad a un precio competitivo ayudará a que se puedan realizar cartas atractivas para los comensales tanto por su sabor como por su importe.

Un restaurante con aspiración de dar muchos platos cada día no solo tiene que ser grande y bien organizado donde se ve, sino también en su interior.

Deja una respuesta