Pastel de nata y fresas: Un pastel sencillo y rápido que siempre va a gustar

El pastel de nata y fresas es un tipo de tarta con la que siempre vas a tener el éxito asegurado porque gusta a la gran mayoría de las personas. Es raro encontrarse con alguien que no adore este tipo de pasteles y, además, resultan muy fáciles de hacer.

Existen trucos para que estos pasteles resulten todavía más sencillos y os los vamos a desvelar todos. Comenzando por el más importante, saber como montar nata para que quede perfecta. Para esto vas a necesitar un cuenco, nata para montar y una batidora de varillas. Es importante que la nata sea específica para montar, no compres nata para cocinar porque tiene menos materia grasa y no va a funcionar.

Mete en la nevera la nata, las varillas y el cuenco y déjalo de un día para otro. El objetivo es que todo esté muy frío, así la nata montará rápidamente. Bate la nata hasta que tenga la consistencia deseada y déjala en la nevera para que no pierda el frío.

Puedes hacer tú mismo el bizcocho para la tarta, pero un truco para acabar muy rápido consiste en comprarlo ya hecho. Este tipo de bizcochos vienen, por lo general, cortados en tres capas para rellenarlos rápidamente.

Tendrás que preparar un poco de jarabe para que el bizcocho quede jugoso, esto se hace en un cazo, con agua y azúcar que se calienta a fuego lento y sin dejar de revolver hasta que espese. Ya frío, puedes empapar la capa baja del bizcocho. Lo mejor es extender líquido con una espátula ya que así no pondremos demasiado y no se romperá. Solo un poco para que se ablande y esté más sabroso.

Sobre la capa de bizcocho echamos mermelada de fresa. Una capa no muy gruesa que extenderemos con la espátula. Pondremos la capa del medio del bizcocho y nuevamente añadiremos jarabe para que empape. A continuación, añadimos una capa de nata más o menos gruesa y el último piso del bizcocho con su correspondiente jarabe.

Con la nata que nos queda puedes cubrir todo el bizcocho para que no se vea nada y adornar la tarta con fresas, tanto en la parte superior como por los laterales. Y estará lista para servir y para que quedes como un gran repostero con un postre sencillo, delicioso y que es imposible que salga mal.

Deja una respuesta