Mirando para dentro 

La casa no solo se ha convertido en una república independiente como decía aquel anuncio, sino que se ha aislado casi completamente del exterior. No hay diplomacia, no hay contactos comerciales. Vivimos para dentro porque fuera hay un virus que lo ha cambiado todo. Muchas casas están más limpias y arregladas que nunca: y es que no hay mucho más que hacer, además de trabajar y dormir. En mi casa también hemos decidido darle un repaso a todo lo que se puede repasar. Desde el color de las paredes hasta los estores.

Hasta hace unos meses no nos habíamos parado a pensar demasiado en los estores. Fueron un regalo de alguien hace unos cuantos años: no es que nos gustasen mucho, pero cumplían su cometido. Y tampoco teníamos mucho tiempo para dedicarnos a los estores. Pero ahora las cosas han cambiado. Pasamos más tiempos en casa y hemos empezado a percibir detalles que antes no veíamos. Sí, nuestra casa necesita cambios.

Unos estores modernos no nos vendrán nada mal. Porque no solo se trata de que cumplan adecuadamente con su función, sino de que aporten un poco de estética al resto de la casa. Y hemos descubierto mirando por internet que hay muchos materiales que se aplican actualmente a los estores que permiten decoraciones de todo tipo.

Lo mismo sucede con el color de las paredes. Nunca se nos habría ocurrido pintar las paredes de un color que no fuera el blanco si no hubiera sido por todo esto de la pandemia: tanto tiempo mirando las paredes nos ha hecho cansarnos un poco de ese tono y hemos estado pensando en pintarlas en tonos diferentes. Si como parece nos van a tener mirando cuatro paredes otro par de años más por lo menos que sea un poco más entretenido. 

Evidentemente pintar las paredes y comprar estores modernos no es la única actividad que se puede hacer en una casa, pero es un comienzo. Ahora estamos empezando a cogerle el gusto a cambiar la casa, y como nos estamos ahorrando tanto dinero en restaurantes, gasolina y viajes, nuestro hogar es el beneficiado.