YA NO SE APRENDE TANTO

Ya ha empezado la temporada de los programas de cocina en la televisión y he de decir que cada vez me gustan menos. Al principio me hacían un poco de gracia porque aparte de ver el programa ibas aprendiendo cosas que no sabías de la cocina. Pero una cosa es que metan a gente desconocida y otra muy diferente es que hagan el mismo programa pero con gente supuestamente conocida ya no es algo que me gusta. En las últimas ediciones no he aprendido nada nuevo salvo que existe la mantequilla en spray, lo cual no tenía ni la menor idea. Creo que deberían de pensar unas mejoras en el programa porque ya se les está yendo de las manos. Los concursantes se les sublevan a los jueces y eso es algo que no se había visto hasta la fecha. Por norma general los concursantes siempre son muy obedientes y hacen casi todo lo que los jueces les piden, pero últimamente esto ya no es así y me parece que los jueces no soportan este comportamiento de unos pocos concursantes. Creo que el proceso de selección de los concursantes debería de ser un poco más estricto y no solamente entrar al concurso por saber o no cocinar.

 

Recuerdo el primer programa de cocina que vi en la televisión y era “con las manos en la masa”, era un programa muy entretenido en el que la cocinera llevaba todos los días a un invitado para que le revelase una receta tradicional de su familia y además la canción de comienzo la cantaba Sabina lo cual le daba un toque de clase al programa. Pero lo más sorprendente de este programa era que no lo ponían a la hora de comer como es lo normal en casi todos los programas de cocina, este programa lo ponían como a las ocho de la tarde para dar ideas a la gente para ver qué podían cenar.

 

Me parece que voy a dejar de ver esta clase de programas de cocina porque ya han dejado de aportarme nada positivo y me dedicaré a ver otra clase de programas.

MIS PRIMEROS VIAJES

Estando en el colegio fue cuando descubrí lo que se siente en primera persona cuando se viaja en un medio de transporte nuevo. Con mis compañeros de clase nos enseñaron lo que era viajar en tren, en barco y más tarde en avión. 

El viaje en tren fue el más corto de todos porque fuimos de nuestra ciudad a un pueblo que tenemos bastante cerca, pero para nosotros que tendríamos unos cuatro o cinco años fue toda una aventura que nunca se nos olvidará. Y eso que el viaje en tren no duró ni cuarenta y cinco minutos.

Unos pocos años más tarde nos llevaron hasta cangas del morrazo en barco, hay que decir que esa era nuestra primera excursión en la que teníamos que llevar nuestra propia comida porque íbamos a pasar allí el día. Hay que decir que el viaje en coche o autobús para ir a cangas de morrazo no es demasiado largo pero los profesores pensaron que íbamos a disfrutar mucho más si la excursión la hacíamos en barco porque por aquella época casi ninguno de los de mi clase sabía lo que era ir en barco.

El último medio de transporte que me enseñaron en el colegio fue el avión, aunque este medio de transporte solamente lo he probado porque nuestro viaje de fin de curso en el último año fue a Tenerife y no había más opción que tener que ir en avión. He de decir que ir en avión me encantó, sobre todo cuando el avión despegaba y se podía sentir toda la potencia de los motores. Fue una sensación fantástica que nunca había experimentado hasta ese momento

No sé si hoy en día en los colegios siguen mostrando a sus alumnos los diferentes medios de transporte en primera persona, pero deberían hacerlo porque para mí y mis compañeros fueron unas experiencias muy enriquecedoras que nos han hecho valorar los distintos tipos de medios de transporte. Aunque también comprendo que hay muchos colegios que no pueden acceder tan fácilmente a todos los medios de transporte, como el barco, que solamente podemos disfrutar de ellos los que vivimos en las ciudades con costa.