Disfruta de los productos congelados con total seguridad

Disfrutar de productos congelados de la mejor calidad con total seguridad es fácil si se siguen una serie de reglas básicas. Para empezar, hay que comprar congelados de buena calidad y que vengan avalados por una marca de confianza. Productos como congelados elmar mantienen una política de total transparencia para todo su proceso de congelación, envasado y transporte que permite que el usuario esté tranquilo respecto a lo que compra.

Una vez que se cuenta con la tranquilidad respecto al proceso y la llegada a la tienda, hay que ver cómo el congelado es tratado en el establecimiento. Es importante que los lugares de congelado estén bien protegidos, que las bolsas se vean en buen estado, sin estar picadas y que no haya grandes cantidades de hielo porque esto querrá decir que hay procesos de descongelación y congelación que perjudicarán claramente al producto.

Queda el transporte hasta el domicilio, que debe de ser corto y preferiblemente en una bolsa térmica para que el producto se descongele lo mínimo posible. Al llegar a casa hay que meterlo en el congelador de forma inmediata para que no se rompa la cadena de frío, excepto si se va a consumir ese día, que puede dejarse en la nevera para que descongele.

La descongelación en la nevera garantiza que esta se va a hacer poco a poco, sin cambios bruscos de temperatura y sin el peligro de la aparición de bacterias que pueden aparecer cuando se deja algo sobre la encimera, al calor ambiente, para que descongele. El sabor de los alimentos también será mucho mejor con este proceso más lento. Hay que evitar, sobre todo, descongelar en el microondas ya que es frecuente que además de alterar el sabor, también se altere y mucho la textura.

El producto descongelado se debe de consumir en el día. Puede dejarse descongelando durante la noche para el día siguiente, pero no debe de pasar más tiempo en la nevera. Nunca debe de congelarse de nuevo aunque sí podría hacerse si previamente se cocina. Con estas sencillas pautas, cuando el alimento llegue a la mesa, lo hará con sus mejores cualidades intactas, con todo el sabor y sin ningún riesgo para el consumidor.

Los productos congelados permiten consumir alimentos estacionales todo el año y tomar productos de mar al mejor precio, por lo que son una buena opción para la cesta de la compra.